Código Sur

http://codigosur.org

IPV6 Y REDES LIBRES

La experiencia de Ninux

Por Claudio Pisa

Desde el movimiento de redes libres, los integrantes de Ninux.org están entre los primeros en experimentar con IPv6 en Italia, en su red de construcción propia y administrando ellos mismos las direcciones IPv6.

Ninux.org es un movimiento de redes libres que comenzó alrededor del año 2001 en Roma, y continúa extendiéndose por toda Italia. La idea principal es que los usuarios construyan sus propias redes informáticas, sin control o propiedad central, en contraposición a los proveedores de servicios de Internet (ISP) tradicionales, en los que una sola entidad es propietaria y gestora de la red.

En las redes comunitarias, proporcionar conexiones a Internet no es un objetivo prioritario, ya que el principal objetivo es la interconexión directa entre los miembros de la comunidad, que pueden llamarse por teléfono, chatear, jugar y compartir entre ellos sin intermediarios. Este tipo de redes son comunes en todo el mundo: desde guifi.net en Cataluña, hasta SeattleWireless en los EE.UU., o Air Stream Wireless en Australia. La tecnología que predomina en estas redes es el Wi-Fi, ya que los enrutadores inalámbricos son fáciles de implementar en los techos para conectar con los edificios vecinos, y también porque es barato, lo que permite la inclusión de un gran número de personas.

Mientras construíamos nuestra red en Roma, nos encontramos con algunos proveedores de Internet amigables a los que les gustaba el proyecto ninux.org y querían colaborar. Fue así como conocimos a Ydea ni bien comenzamos, y este ISP inalámbrico creció con nosotros, al reconocer que los objetivos de ninux.org no estaban en conflicto con los suyos. Y ahora estamos continuamente intercambiando ideas y técnicas de trabajo, e incluso realizan donaciones de hardware para la comunidad.

Otro ISP amigo que nos encontramos en el camino fue Unidata. Cuando hablamos con ellos estaban entusiasmados con nuestro proyecto y dispuestos a ayudarnos, pero no habíamos encontrado ninguna forma práctica de colaborar, hasta que nos involucramos en Battlemesh. Este es un evento en el que miembros de las redes libres, desarrolladores y entusiastas de las redes de todo el mundo se reúnen durante unos días, construyen una red inalámbrica temporal y encuentran cuál es el mejor protocolo de enrutamiento, es decir, el mejor software que se ejecuta en los routers inalámbricos y que además es capaz de reconfigurar automáticamente una red en caso de fallos. Quisimos organizar la edición italiana de este evento en un camping a la orilla del lago de Bracciano, cerca de Roma, pero el problema era que no había conexión a Internet, y sin duda no podíamos hospedar un evento tan nerd sin una conexión a Internet rápida y fiable. Afortunadamente Unidata se ofreció a patrocinar el evento, proporcionándonos una conexión libre y rápida para la duración de la Battlemesh (que, dicho sea de paso, fue un gran éxito). Esto fortaleció nuestros lazos y dio lugar a una importante colaboración entre ellos y ninux.org, que es la experimentación de IPv6.

Todos los dispositivos (ordenadores, teléfonos, tabletas) que acceden a Internet necesitan tener lo que se denomina una dirección IP para poder comunicarse con otros dispositivos (por ejemplo, servidores), y cada dispositivo debe tener una dirección IP única en el mundo. Usted puede pensar en ella como un número de teléfono, pero con un número fijo de dígitos. En los días en que la Internet era una pequeña interconexión de las redes de las universidades, las direcciones IP disponibles (IPv4 más específicamente, en la que “v4” significa “versión 4”), parecían ser más que suficientes, pero entonces sucedió algo inesperado: más y más organizaciones se unieron a la Internet, haciéndola más y más grande, usándola para los negocios y el comercio, e involucrando cada vez más a los usuarios, y por lo tanto consumiendo más y más direcciones IP. Así se hizo evidente que algo había que hacer para hacer frente al agotamiento de las direcciones IPv4 o al problema “IPcalypse”. Las propuestas más notables en esta dirección son NAT e IPv6.

NAT significa Network Address Translation y permite el uso de una sola dirección IP para miles de dispositivos. Su principal inconveniente es que crea una jerarquía entre los equipos que pueden tanto acceder y proporcionar lo que se llaman “servicios” (es decir, páginas web, cuentas de correo electrónico, etc.), y aquellos equipos que sólo pueden acceder a estos servicios como clientes. Esto transforma a la Internet, de red de pares (p2p o “peer to peer”) en la que todos los dispositivos pueden ofrecer y acceder a los servicios, en algo que se asemeja a los medios de comunicación tradicionales (por ejemplo, la TV), en el que hay una distinción entre productores y consumidores. Esto no significa que los usuarios de NAT no son capaces de publicar en las páginas web, como blogs o redes sociales o enviar e-mails, sino que implica que por lo general no pueden funcionar como servidores de estos servicios directamente en sus equipos.

NAT también rompe el principio de nodo a nodo, que establece que para que una red como Internet funcione bien, toda la “inteligencia” debe estar en los dispositivos finales, mientras que la red debe ser “tonta” y neutral, es decir, no debe discriminar entre tipos de tráfico.

La idea principal detrás de IPv6 (IP versión 6) es en cambio sustituir la antigua IP (v4) con direcciones más largas, permitiendo que haya billones de billones de billones de direcciones. De esa forma no hay necesidad de utilizar NAT, y por lo tanto se preserva la horizontalidad de Internet. El mayor inconveniente es que las direcciones IPv6 no son directamente compatibles con las direcciones IPv4, por lo que el mundo entero debe cambiar a IPv6. Esto no es una tarea fácil, ya que no existe una organización a la que le pertenezca o que gestione toda la Internet, antes bien, como el nombre de “Inter-net” sugiere, se trata de una interconexión de redes autónomas, donde cada red pertenece a una entidad diferente (universidades, empresas, organizaciones sin fines de lucro, gobiernos, etc.). Otra cosa que frena la adopción de IPv6 es que no hay mucho conocimiento acerca de cómo ejecutar las redes IPv6 de una forma fiable y segura.

Pero el tiempo se acaba: no hay más direcciones IPv4 disponibles en Asia desde abril de 2011, y el resto del mundo seguirá a Asia antes de finales de 2014. Por eso, muchas organizaciones, incluyendo grandes jugadores como Google, Facebook y Yahoo!, están presionando para la adopción de IPv6 mediante la adhesión a eventos como el lanzamiento mundial de IPv6.

Así que, volviendo a la colaboración con Unidata, la idea es que ellos le iban a ofrecer a nuestra comunidad acceso gratuito a Internet IPv6 si estábamos dispuestos a jugar y experimentar con ella y difundir en la web los conocimientos que adquiriéramos. La experimentación ha sido siempre una de nuestras guías, así que aceptamos con entusiasmo y comenzamos con la instalación de un router inalámbrico en la parte superior del edificio que aloja los servidores Unidata. Entonces necesitábamos lo que se conoce como un “bloque de direcciones IPv6”, que es un conjunto de direcciones IPv6 asignadas a una organización. Para esta tarea, le pedimos ayuda a nuestros amigos de Ydea y tuvimos suerte (también gracias a Fusolab, la asociación de la que ninux.org es una parte activa), después de pasar por los laberintos de la burocracia. De esa forma mejoramos nuestra red para soportar IPv6 junto a IPv4, y comenzamos a elegir nuestras propias direcciones IPv6 desde nuestro bloque de direcciones. Mientras que las direcciones IPv4 se representan mediante un número bastante aburrido separados por puntos (por ejemplo, 78.47.245.242), las direcciones IPv6 se representan utilizando también las letras de la A a la F (por ejemplo 2a03: 2880:2110:3 F03: face: b00c :: – adivinen quién es el propietario). Esto nos permitió un poco de diversión nerd, ya que pudimos poner palabras como “cafe”, “carne”, “bo55” (por no hablar de las malas palabras) dentro de nuestras direcciones.

Junto con el bloque de direcciones IPv6 se obtuvo también lo que se llama un Número de Sistema Autónomo (ASN). Esto es utilizado por una red autónoma que forma parte de la Internet para conectar a otras redes de pares. Así que podemos decir que no estamos conectados a Internet, pero que son de Internet.

Esta experimentación ha sido muy exitosa y estamos entre los primeros en Italia en tener IPv6 en nuestros hogares. Se trata de un doble éxito si pensamos que estamos usando nuestra propia red, construida por nosotros, y que estamos proporcionándonos las direcciones IPv6 nosotros mismos.

Claudio Pisa es miembro de Ninux.org

Última modificación: 27 de agosto de 2012 a las 00:41
Hay 1 comentarios
  • 28 de agosto de 2012 a las 07:00 - Por: Nemesis - (permalink)

    Gracias por esto articulo! :-)

    Responder
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.
Revista Pillku

Suscribite a la Revista de Cultura Libre Pillku, amantes de la libertad de forma gratuita.

Informativo Código Sur

Suscríbete al informativo de Código Sur y conoce todas las novedades de nuestra organización.